13 enero, 2018

Tremendamente injusto – Piedras de género en el camino

Ya va para 2 años que me metí en esto de emprender y ser tu propia jefa.
Y lo he hecho con 42 años, 2 niños pequeños, una economía bastante media y un par de hipotecas a mis espaldas.
Y lo he hecho por conciencia con una finalidad de cambio de mentalidad en el sector laboral hacia entornos más humanos.
Y lo he hecho sin ayuda de nadie.
Y estoy feliz de lo conseguido aunque sea humilde y pequeño por el momento.

Y tengo competencia (como todo negocio) y el 80-90% de esa competencia (así a ojo) es masculina.
Y no debería importar en absoluto el género de tu competencia para poder desarrollar un negocio y traer pan a tu mesa.

Y tengo clientes y otra vez no debería importar el género de tus clientes.
Y sabes que si importa.
Y tienes estrategias para lidiar con tu imagen de frágil mujer (empoderarte).

Y te da rabia y te muerdes la lengua cuando dentro de tu desarrollo profesional y sin salirte de ello te mandan mensajes como el siguiente:


Y soy fuerte y me han pasado muchas cosas por el mero echo de ser mujer, por eso, se que hay que visualizarlas no para que nadie tenga lástima sino para que sepa que yo (y otras tantas mujeres emprendedoras) tenemos muchas piedras adicionales en el camino y es injusto, tremendamente injusto.

Pero superando la injusticia en los negocios lo peor es que tengo una hija preciosa y con un potencial tan alto para triunfar en la vida que me da miedo, me da mucho miedo y esto es otra vez injusto, tremendamente injusto.

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: