Menú Cerrar

Facilitar conversaciones de alta carga emocional

Gran parte de mi trabajo es la facilitación y por si no sabes muy bien qué hace un facilitador te pongo una definición simple:

Conversaciones de alta carga emocional

Entre las labores de un facilitador están las de: – Manejar y hacer cumplir las reglas básicas de interacción del grupo – Garantizar la participación – Centrar al grupo en el tema – Escuchar, recoger, dar algunos matices, etc – Alentar el respeto y buen ambiente – Conocer la temática y esponer y acompañar más que dar lecciones – etc

Hay ciertas temáticas que son altamente inflamables y en la actualidad las que tratan cuestiones de género son de las que más conversaciones encendidas generan. Además de la temática el medio donde se den estas conversaciones también es importante; lo más común es que la facilitación se de en entornos presenciales y con un grupo con vínculo común, como por ejemplo, el de la empresa. Pero ¿qué pasaría si utilizásemos algunas prácticas de facilitación en entornos como las redes sociales y lo experimentamos en temáticas de alta carga emocional? ¿Conseguiríamos una semi-facilitación en el que las partes llegaran a un punto menos explosivo y se redujera el estrés de participar en dichas conversaciones? Porque si ni siquiera podemos llegar a un primer punto que es opinar en un entorno sin estrés y más o menos seguro para todos no podemos llegar a los siguientes como es el  aprendizaje.

Experimentos con el lenguje

Llevo un tiempo realizando pequeños experimentos del lenguaje a la hora de tratar temas de género para reducir la fricción en las conversaciones y uno de ellos lo puse en práctica en el taller que co-facilité con Paola García (@ggarciapaola) en el evento tecnológico Codemotion de hace unos meses. En dicho taller desarrollé un ejercicio conjunto con los participantes para generar empatía en los grupos heterogéneos en cuanto a género y empresa de procedencia; el resultado fue muy positivo y se produjo una dinámica de interacción sin estrés muy positiva.

Experimento imprevisto; dándole la vuelta a la tortilla

Pero la historia hoy no es esta de Codemotion sino una mala experiencia sufrida como profesional este mismo fin de semana:

En caliente escribí una pequeña reseña en este mismo blog para que comprendas mejor mi frustración como profesional ante este email:

«Tremendamente injusto – Piedras de género en el camino»

Pero una vez pasada la frustración y racionalizando lo que tenía entre manos me vi con los siguientes elementos:

– Un tweet tremendamente ilustrativo de desigualdades de género
– Una gran respuesta en cuanto a número de personas opinando
– Otra oportunidad para experimentar en reducción del estrés ante la temática del género

¿Podemos facilitar sesiones de alta carga emocional?

¡Manos a la obra! Sólo he aplicado dos pequeñas reglas que utilizo en facilitación para ver si la conversación no se desmantela por fricción de conversaciones y estrés producido en los participantes. 

1.- La primera ha sido escuchar sin apenas intervenir, salvo en alguna ocasión para aclarar dudas, poner más contexto o poner de nuevo el foco en el tema:

2.- La segunda ha sido el garantizar unas normas básicas de educación para referirse al resto de las personas que estaban comentando y tan sólo en una ocasión he tenido que intervenir en este sentido quitando a una persona de la conversación y amonestando a otra (por el momento):

Y esto implica que tenga que ser igual para todos dejando de un lado si estoy más o menos de acuerdo con lo que se dice ya que mi misión es rebajar el estrés para todos y conseguir que opiniones encontradas se hablen desde el respeto y sin descalificativos rotundos de por medio:

¿Cual es ha sido el resultado de todo esto?

Y esto implica que tenga que ser igual para todos dejando de un lado si estoy más o menos de acuerdo con lo que se dice ya que mi misión es rebajar el estrés para todos y conseguir que opiniones encontradas se hablen desde el respeto y sin descalificativos rotundos de por medio:

El mérito es todo de las personas que han opinado y les doy las gracias por su empatía y calidad humana.

Yo mientras tanto seguiré aplicando mis conocimientos y experiencias como profesional en la facilitación de este y otros temas, repito que «como PROFESIONAL» y no sólo como MUJER (como algunas personas sólo pueden ver)