Menú Cerrar

¿Qué es una "Empresa ética"?

Ofrecer servicios relativos a  construir empresas éticas es un terreno pantanoso y que suele llevar a malentendidos con los posibles clientes objeto de transformación.

Es normal que no conozcan el modelo de “Empresa ética” que ofrecemos y al que nos referimos cuando les proponemos el cambio hacia el mismo. Por ello, el siguiente artículo trata de esclarecer, en la manera de lo posible, aquellos malentendidos que se dan con mayor frecuencia en nuestros clientes.

Me estás diciendo que no soy ético

Este es el más frecuente de los errores interpretativos que se dan a la hora de presentar un plan de cambio a “Empresa Ética” entre nuestros clientes y es que se suele interpretar desde el sentido y no desde la literalidad.

El sentido lo relacionamos con el concepto propio que tengamos de ética y puede realmente molestar pensar que “otros” lo atacan. Pero es que nosotros como consultores estamos hablando literalmente del concepto “Empresa Ética” y que caracterizamos de la siguiente forma:

1.- Posee mecanismos de regulación ética; los “Comités éticos” son un ejemplo de este tipo de herramientas en donde existe un organismo compuesto por varias personas y abiertas a la participación y de toda la empresa, en donde, se debaten todos aquellos temas relativos a la ética, tanto individual como global, en su quehacer diario.

Un ejemplo de reunión del comité ético podría ser la discusión en foro de si un nuevo partner, con el que existen dudas de alineamiento de valores, es bien recibido dentro de nuestro negocio.

O por ejemplo si un trabajador rechaza realizar un trabajo en concreto por vulnerar su ética personal.

Incluso se puede plantear si cierta política interna de empresa debe replantearse y ponerse a discusión del foro ya que repercute de forma poco ética en los trabajadores, a este respecto pueden plantearse cuestiones del tipo “¿es ético que los trabajadores en prácticas que contrata la empresa no cobren un salario mínimo?”, etc

2.- Sus acciones son calificadas de éticas ampliamente por terceros; la opinión propia o corporativa no es relevante a este respecto ya que nos enmarcamos dentro de la consideración de “ética social” o perteneciente a un amplio grupo social.

Imaginemos que tanto nosotros como nuestros trabajadores consideramos ético el modelo de negocio que llevamos a cabo ya que es un beneficio para ambos. Pero a nivel más amplio esta ética interna se diluye en otra más amplia, la social.

Por ejemplo, una empresa cuyo modelo de negocio se base en ofrecer servicios a bajo coste para el consumidor a costa de bajos salarios en un tramo de la cadena de trabajadores: ¿puede considerarse una empresa ética?

3.- La ética está integrada con negocio; muchas empresas consideran la ética una parte aislada del negocio y que tiene que ver más con la “Responsabilidad Social Corporativa” y/o su tratamiento a través de Fundaciones u otros organismos que permite una deducción fiscal en las cuentas de la empresa a la par que un rédito en nuestros clientes.

Y esto en sí mismo no tiene porqué ser malo, aunque el tema de la RSC y su fiscalidad es otro tema amplio a tratar, sino que la separación en organismos separados de nuestro negocio en sí o desplazado por intereses únicamente fiscales restan tanto potencialidad de desarrollo como función ética en si misma.

Integrar nuestros valores éticos en negocio es una forma de ser coherentes en todas las acciones que emprende nuestra empresa en su día a día y es una forma de implicarse 100% que define a este tipo de empresas

Tu no puedes decidir qué es ético y qué no

Efectivamente yo como consultora no decido qué es ético y qué no pero la realidad social en la que te encuentras conviviendo como empresa y como grupo social en sí mismo que forman tus trabajadores, clientes, etc … SI

Es por ello que a la hora de emprender un plan de transformación hacia empresa ética debemos conocer la realidad en la que nos enmarcamos y la opinión tanto interna como externa de nuestro negocio a los ojos de esas sociedades.

La definición del bien y del mal son conceptos relacionados en todo este entramado y que finalmente beben de fuentes filosóficas y culturales de los países de procedencia; incluso en empresas en donde la multiculturalidad y la procedencia es diversa hay unas líneas básicas de bien/mal que se pueden consensuar al respecto.

¿Puede una sociedad considerar una acción ética pero estar enmarcada en sus bases dentro del concepto unificado de “mal”?; por supuesto, muchas veces nos encontramos con aceptación social a situaciones que pueden considerarse como un “mal” para ciertas personas, colectivos, etc y que sin embargo no se plantean como anti-éticas; aquí entraríamos en otros planos más elevados dentro de empresa ética en donde incluso se puede trabajar la transformación social (un ejemplo a este respecto puede ser empresas que apoyan cambios en prácticas que afectan a los derechos de las personas, etc).

Me estás cuestionando

Si, efectivamente, es parte de mi trabajo; cuestionarte y cuestionar tus comportamientos y políticas que afectan de manera más o menos ética bajo los ojos de tus trabajadores, clientes, mercado, ….

Es parte de mi trabajo enmarcado dentro de la experiencia de usuario y el diseño de servicios centrado en las personas (Human centered design).

Recuerda que tu finalidad es algún tipo de actividad empresarial basada en el aporte de valor a personas (clientes internos y externos) y son los que te cuestionarán en último término; por eso estoy aquí, para ayudarte a alinearte con ellos.

Transformarse no es un camino de rosas

Tienes que enamorarte del objetivo a conseguir e implicarte 100% porque no te van a gustar muchas de las cosas que vas a tener que pasar por el camino; la primera el que alguien te diga que tu empresa no es una “Empresa ética” y que abras tu mente para entender el porqué, lo que se requiere para serlo, el camino que hay que hacer para llegar a serlo, el dar cabida a muchas más voces en tu negocio, …

Como todo en esta vida la extraordinario requiere un esfuerzo y una apuesta fuerte. El ser una “Empresa ética” es algo que no se encuentra a menudo.

¿Quieres entrar en ese club exclusivo?